Las quejas por alta facturación persisten en usuarios de energía eléctrica, sobre todo, en sectores que permanecen cerrados y en los que trabajan de manera limitada con reducción de horarios y poco personal.

En ese sentido, el sector hotelero manifestó que es “abusivo”, en una situación de crisis como la que atraviesan en la actualidad, seguir pagando los costos millonarios que representa la factura eléctrica.

“El tema del cobro de la potencia a hoteles y restaurantes que están cerrados es delicado, porque sin estar abiertos están pagando montos altísimos de potencia”, señaló Paola Rainieri, presidente de la Asociación de Hoteles y Turismo (Asonahores).

En tanto, Andrés Marranzini, vicepresidente ejecutivo de Asonahores, explicó que un hotel de ciudad pequeña, de 50 habitaciones, podría estar pagando uno o dos millones de pesos solo de potencia contratada y esto representa una carga insostenible para los complejos turísticos. Expuso que ante esta realidad, la distribuidora Edenorte decidió recálcular el cobro por potencia contratada para aliviar la carga que llevan sus clientes.

El Consorcio Energético Punta Cana-Macao (CEPM), empresa que suple a cerca de 80 hoteles de la zona explicó que ante la Covid-19, no están exigiendo a sus clientes el pago del consumo mínimo y están dando facilidades para el pago de las facturas.

En ese sentido, el presidente de la Asociación de Empresas e Industrias de Herrera (ANEIH), Leonel Castellanos, reveló que a pesar de la emergencia y de que, muchas empresas han estado cerradas por la cuarentena, las facturas eléctricas han incrementado entre 30 y 50%, según Listín Diario.

Agregó que a pesar de que el barril de petróleo ha bajado y que las pérdidas técnicas han disminuido, los costos de la energía eléctrica se mantienen altos. Llamó a las distribuidoras para que revisen el sistema de cálculo de la facturación porque no responde al consumo real de las empresas, industrias y hogares.

Asimismo, la vicepresidente ejecutiva de la Asociación de Industrias de RepúblicaDominicana (AIRD),Circe Almánzar, explicó que las pymes que pagan potencia se han visto afectadas, ya que el cobro se hace en base al promedio anual de consumo no varía aun cuando el consumo se reduzca total o parcial.

Fuente: arecoa

Share
This

Post a comment